Selección y aplicación de fertilizantes para césped

  • Whastsapp

 

Fertilizantes – Selección y aplicación de fertilizantes

Seleccionar el fertilizante correcto para un césped puede marcar una diferencia significativa en la calidad de la superficie, en particular en cuanto a su apariencia y su tolerancia a las agresiones.  También es importante asegurarse de proteger el entorno controlando el lavado innecesario y la contaminación potencial de las aguas subterráneas y otras fuentes de agua.

¿Qué se debe tener en cuenta al seleccionar un fertilizante?

Especie de hierba

Cada especie de hierba tiene una tolerancia distinta a la acidez o la alcalinidad. Por eso, es importante tener en cuenta el efecto de una fuente de fertilizante en el pH del suelo.  Los fertilizantes que contienen sulfato de amonio tendrán el mayor efecto acidificante.  Los que están compuestos principalmente de urea o de nitrato de amonio también acidificarán, pero en un grado mucho menor.  Los fertilizantes a base de nitrato potásico elevan el pH, lo que, con el paso del tiempo, puede dar lugar a céspedes con propensión a enfermedades y malas hierbas.

La acidificación del suelo es sumamente importante en los céspedes ornamentales de alta calidad, dominados por especies finas de agrostis y festuca, para reducir el desarrollo de malas hierbas y las excreciones de lombrices.  Los céspedes que contienen proporciones elevadas de raigrás perenne y poa de los prados no requieren acidificación del suelo pero, si se produce, se puede aplicar caliza para contrarrestar el efecto.  Los céspedes con predominio de raigrás perenne también requieren mayores niveles de nitrógeno para propiciar un crecimiento sano en comparación con un césped de agrostis o festuca, especialmente cuando la superficie está sujeta a un uso intenso.

Tipo de suelo

Los suelos con una proporción alta de arena serán propensos al lavado y, por tanto, requerirán un mayor aporte de nutrientes en comparación con los materiales con predominio de arcillas.  Los fertilizantes de liberación controlada dan buenos resultados y serían recomendables en tal situación.

Mantenimiento

Para un césped normal para áreas verdes con una altura de corte por encima de 25 mm y un mantenimiento menos intenso, los fertilizantes de liberación controlada son muy útiles, ya que solo se requieren una o dos aplicaciones a lo largo del año. Para los céspedes ornamentales de calidad con una altura de corte baja, el mantenimiento será intenso y, por tanto, se requerirá un programa de fertilización más sofisticado, aunque los aportes de nitrógeno puedan ser inferiores. 

Establecimiento del césped

El fosfato es fundamental para el desarrollo de las raíces y el establecimiento de las hierbas, ya procedan de semillas o de tepes.  Un fertilizante de liberación lenta con un contenido elevado de fosfato (por ejemplo, Landscaper Pro New Grass 20:20:8) y aplicado en profundidad es la mejor opción en tal situación y promoverá un desarrollo radicular más profundo.

Reposición de siegas

En los céspedes normales de áreas verdes grandes donde se siega sin recogida de las hierbas cortadas, se deberían reponer cantidades adecuadas de nutrientes en el suelo para propiciar un crecimiento sano del césped.

Tipo de fertilizante: Líquido

Las formulaciones de los fertilizantes líquidos son muy buenas para aportar cantidades pequeñas de nutrientes, que permiten tener más control sobre el crecimiento, y son muy adecuadas como parte de un programa de fertilización general para ajustar la apariencia de los céspedes ornamentales de calidad.

Tipo de fertilizante: Granulado

Las formulaciones de los fertilizantes sólidos en formato granulado son muy comunes y se ofrecen con una inmensa variedad de composiciones y tecnologías.  Se deben aplicar de manera muy uniforme sobre el césped, normalmente con una abonadora manejada a pie.  Después de un riego o una lluvia, los gránulos se mueven a la base de la planta de hierba, donde liberan sus nutrientes en el suelo para que sean absorbidos por las raíces de las plantas.

Fertilizante convencional granulado

Los fertilizantes convencionales granulados suelen ser formas sencillas de nutrientes.  Los gránulos se disuelven en agua (de lluvia o de riego) y los nutrientes están disponibles de inmediato para que la planta los absorba.  Permiten una respuesta rápida de la planta, pero se pueden consumir rápido o ser arrastrados por el agua hasta por debajo del nivel de las raíces o perderse del suelo después de una lluvia intensa.

Fertilizante de liberación controlada granulado

Estos fertilizantes se han diseñado para liberar los nutrientes en sintonía con el crecimiento de la planta y las condiciones del entorno (en particular, la temperatura del suelo).  Se pueden aplicar en primavera, cuando las temperaturas del suelo son bajas, permitiendo el paso de la maquinaria que empujará los gránulos para introducirlos en el suelo, donde los nutrientes se liberarán según sea necesario.

Fertilizantes orgánicos granulados

Necesitan un suelo «activo» para descomponer y liberar los nutrientes.  Si se requiere una mejora inmediata del crecimiento en una época en que las temperaturas del suelo se mantienen bajas (< 10 °C), se deberá usar un material más soluble.

 

¿Cómo se calcula la dosis de aplicación de un fertilizante?

Fertilizantes sólidos frente a líquidos

La información relativa a la dosis apropiada de aplicación de un fertilizante se incluye en el envase del producto.  Puede haber casos en que sea preciso calcular el nivel de nutrientes que se va a aplicar, especialmente cuando se trata de comparar la proporción coste/beneficio de distintos productos fertilizantes.  Los cálculos son relativamente sencillos:

La proporción de nutrientes de un fertilizante sólido se muestra en la etiqueta del producto (por ejemplo, Landscaper Pro Allround 24:5:8 +2 %MgO).  Por lo tanto, la dosis de aplicación de cada nutriente se calcula como porcentaje de la dosis de aplicación global.  Por ejemplo:

Dosis de aplicación recomendada = 250 kg/ha

Por tanto                    24  (nitrógeno) x 250 = 60 kg nitrógeno / aplicación

                                 (fosfato) x 250 = 12.5 kg fosfato  / aplicación

                                 (potasio) x 250 = 20 kg potasio / aplicación

El cálculo de la cantidad de nutrientes aplicada en un fertilizante líquido que se ha formulado mediante el porcentaje en peso (% peso) se hace de la misma forma que se ha mostrado para los fertilizantes sólidos.  Si los líquidos se han formulado mediante el porcentaje en volumen (% volumen), es necesario conocer la densidad relativa del producto para poder hacer el cálculo preciso de los nutrientes.

Consejos principales para la aplicación de fertilizantes

  • Procure siempre que el fertilizante se aplique de manera uniforme para evitar que el césped tratado se desarrolle de forma irregular y, en algunos casos, que se queme.
  • Si el clima es lluvioso, aplíquelo durante una pausa entre lluvias. Así ayudará a conseguir que el agua transporte adecuadamente el material aplicado a la capa superior del suelo.  Si no llueve, se deberá regar para conseguir que el producto penetre, especialmente si el césped es fino y, por tanto, más propenso a quemarse.
  • Los fertilizantes granulados se pueden esparcir a mano en áreas pequeñas pero, para áreas de césped mayores, existen diversas herramientas de distribución (visite la web de Landscaper Pro). Aunque estas herramientas tienen marcas de calibración y guías, lo más recomendable es calibrar todas las máquinas in situ antes de usarlas.
  • Si se aplica el fertilizante mediante una abonadora por gravedad, se debe dividir la cantidad en dos y hacer dos pasadas por la zona, con la segunda pasada a 90 grados respecto a la primera.
  • Las abonadoras rotativas tienden a aplicar más material en el centro del recorrido. Para evitar una aplicación no uniforme, se debe medir la anchura cubierta por la unidad cuando se configura para aplicar a la mitad de la dosis requerida.  Después, se pueden usar postes de marcado para asegurarse de que cada pasada sucesiva se establece en la mitad del ancho cubierto por el dispositivo.
  • Los fertilizantes líquidos se deben aplicar empleando una unidad de pulverización manejada a pie o montada en un vehículo. Tienen la ventaja de que el fertilizante se aplica sin que queden gránulos sobre la superficie del césped. No obstante, en general, la cantidad de nutrientes aplicada en una sola operación es considerablemente inferior al caso de la aplicación de material granulado y, por lo tanto, se requiere un número mayor de aplicaciones para conseguir el mismo nivel de aporte de nutrientes.
  • Un líquido siempre se deberá aplicar como una pasada sencilla mediante postes marcadores para asegurarse de evitar las superposiciones.