Resultados provados: menos agua de regadío y mejor rendimiento

Optimizar el aporte de agua en los campos de fresas escoceses

Cerca de St Andrews, en Escocia, la empresa Alanhill Farming Company cultiva 65 ha en exterior de fresas de calidad  . Para poder suministrar esta fruta de forma continua de mayo a septiembre, cultivan las variedades Elsanta, Sonata y Malling Centenary en los túneles Spanish y Cozy. La mayor parte de la producción se hace en suelo franco, aunque en un sitio tienen un suelo arenoso más ligero.

«Los cultivos se riegan de forma sencilla mediante cinta de goteo », explica Tom Wood, el responsable de frutos rojos. «Aunque así conseguimos llevar el agua al centro del caballón, nos costaba hacer que llegase a los laterales, lo que no es precisamente una situación ideal. El enraizamiento era muy bueno en el centro del caballón, pero las raíces no acababan de extenderse hasta los laterales. Las raíces que lo conseguían presentaban síntomas de un desarrollo deficiente, o incluso morían».

«Nuestro asesor no paraba de señalar problemas de sequedad del suelo. Experimentamos con varios patrones de riego distintos, incluyendo riegos cortos y frecuentes, pero no conseguíamos que mejorase la situación. Incluso pensamos en introducir un sistema de doble cinta, pero nos desanimó su precio y el mayor coste de mano de obra que supone debido al mantenimiento».

Con los consejos de los asesores agrónomos de ICL, en 2014, Alanhill tomó la decisión de probar H2Flo, el nuevo agente humectante y conservante que ayuda a resolver problemas en un amplio espectro de tipos de suelo. Empezamos aplicando 1,2 l/ha y después, mensualmente, 0,6 l/ha mezclándolo en el tanque de disolución.

«H2Flo dio buenos resultados en ambos tipos de suelo, llevando la humedad justo hasta el borde de los lechos», nos cuenta Tom. «Optimizar el aporte de agua y nutrientes a las raíces permite a la planta responder con más eficiencia y, por supuesto, esto se traduce en mejoras en calidad y en rendimiento de la cosecha».

«Si las plantas sufren estrés por falta de agua, puede haber más problemas de enfermedades, lo que lleva a producir frutas pequeñas. Con H2Flo, tenemos la tranquilidad de estar dando al cultivo la mejor oportunidad de rendir al máximo de su potencial. Aunque no hemos medido el ahorro de agua, el incremento en cosecha o la calidad del producto, sabemos que estamos consiguiendo mejoras tanto en producción como en calidad».

Impresionados por los resultados, Tom y su equipo usaron H2Flo en las 65 ha de producción el año pasado, y lo van a incluir en su programa estándar esta próxima temporada.