Tecnología de liberación controlada

Otras tecnologías
Volver atrás

Fertilizantes de liberación controlada: innovación y eficacia garantizadas

Los fertilizantes de liberación controlada Osmocote consisten en pequeños gránulos de NPK. Dependiendo del producto, los gránulos también pueden contener magnesio y micronutrientes. Cada uno de los ingredientes es esencial para conseguir que las plantas crezcan sanas.

Cada gránulo está cubierto por una capa de resina orgánica que actúa como una especie de membrana: el agua penetra a través de esta capa y empieza a disolver los nutrientes del interior del gránulo. La liberación de los nutrientes comienza en cuanto se han disuelto parte de los nutrientes. La liberación de los nutrientes de Osmocote empieza al cabo de una o dos semanas, dependiendo de la longevidad del producto. Una vez liberados todos los nutrientes, la capa de resina se descompone gradualmente.

La salinidad, el pH, la actividad microbiana, la calidad del agua y la lluvia no afectan a los fertilizantes de liberación controlada Osmocote. Solo la temperatura influye en la liberación de los nutrientes y, por consiguiente, también en la longevidad del fertilizante de liberación controlada. Los gránulos reaccionan a temperaturas por encima del punto de congelación y la membrana regula la liberación diaria de nutrientes. Las longevidades declaradas para cada producto son válidas a temperaturas medias diarias de 21 grados centígrados. A mayores temperaturas, la liberación de nutrientes será más rápida y, por tanto, la longevidad se acortará. A menores temperaturas, la liberación de nutrientes será más lenta y, por tanto, la longevidad se alargará. Así, las plantas reciben los nutrientes que necesitan en cualquier situación.

Osmocote contribuye a respetar el medio ambiente durante la fertilización: el lavado de nutrientes se minimiza gracias a la capa que envuelve los gránulos.